Act 5 - DO YOUR PART ACTO Nº 5

DO YOUR PART SCHOOL OF DOODLE

Para las adolescentes, Internet tiene un lugar desgraciadamente sombrío, pero ha dejado de serlo desde que se ha creado la School of Doodle. La School of Doodle invita a las chicas jóvenes a crear un vínculo, a dar rienda suelta a la creatividad y a dejarse llevar por la solidaridad femenina, todo ello sin sentirse desbordadas por la idea de que su vida está expuesta al mundo.

En el taller de la School of Doodle de Nassau, en las Bahamas, la lista de temas a abordar no era para nada corta. Samia McClain, una chica de dieciséis años de la zona y de las primeras promotoras del taller, ha explicado que esta jornada dedicada a la expresividad creativa de las chicas tenía como objetivo liberarse de las “pequeñas cosas que nos hacen enfadar”. ¿Y cuáles podrían ser esas “pequeñas cosas” para una adolescente de 2016? “Racismo, microagresiones, cultura de la misoginia, desigualdad de los derechos reconocidos a las mujeres en nuestra Constitución, roles de género y una distribución evidentemente oligárquica de la riqueza”, escribe Samia. En fin, nada que no se pueda resolver antes del lunes que viene.

La larga lista de injusticias a las que las mujeres jóvenes tienen que hacer frente en todo el mundo no le asusta a ninguna de las contribuyentes (casi todas ellas adolescentes) y aún menos a las embajadoras, mentoras o socias de la School of Doodle, un espacio relativamente nuevo en el que las jóvenes pueden reunirse y compartir un vínculo en disciplinas creativas. En realidad estas chicas ven unas en las otras un reto bien acogido y que puede ser superado. “Tengo la posibilidad de ayudar a jóvenes mujeres a transformarse en una versión mejor de sí mismas y, por extensión, a convertirse en ciudadanas mejores. Básicamente hacer aquello en lo que las escuelas han fracasado”, explica Samia.

Entonces ¿qué es esta armoniosa utopía para responsabilizar a las jovencitas y de dónde procede? ¿Es realmente una escuela? ¿O un simple pasatiempo? Bueno, no exactamente. Es un espacio online para publicar y compartir expresiones creativas, ya se trate de arte visual, poesía, música o cualquier cosa que se le ocurra a una adolescente. Existe tanto online como offline y el número de participantes sigue creciendo. La idea nació hace dos años de Logan (quien ha declarado que los primeros meses del proyecto fueron “increíbles, estresantes y mortificantes”) con un lanzamiento que recogió 100.000 dólares. La escuela ha abierto sus “puertas” en abril de 2016 e inmediatamente ha reforzado el vínculo entre socias y embajadoras de todo el mundo. “Desde el principio, para nosotras ha sido importante que la Escuela pudiera crecer durante el verano, con la contribución de nuestras chicas más fieles”, ha dicho Logan. “En nuestro taller participan chicas de todo el mundo; estamos lanzando una importante iniciativa en India, organizada por una veinteañera que nos ha contactado por Facebook: 12 editores en la calle para cubrir toda una serie de eventos, desde la Convención Nacional Democrática hasta las Olimpiadas en Snapchat”. Es increíble lo que puede hacer un grupo de chicas cuando tiene la posibilidad. Bueno, y hay que admitir que no está nada mal que Kim Gordon, Yoko Ono, Wangechi Mutu y un buen grupo de mentores anime a las chicas a seguir adelante.

“He constatado en persona lo importante que es esta página, porque anima la positividad y la solidaridad femenina, dos elementos de los que carece hoy en día nuestra sociedad”, me ha escrito en un mail Zoë Rabbani, embajador y editora en Inglaterra”. Como [la School of Doodle] está declinada en femenino, creo que está libre de las presiones que muchas adolescentes tienen que soportar en las redes sociales”. ¿Qué impide a las chicas publicar libremente su propio arte y su expresividad? “Si pensamos en Tumblr o Facebook encontramos un elemento de competitividad. En Doodle, en cambio, la sensación es que todas son muy positivas y solidarias, unidas por el mero placer de formar parte de una comunidad que no tiene nada, absolutamente nada de agresivo”, continúa. “Este es el resultado de la sólida base de principios sobre los que, desde el principio, está basada Doodle: el apoyo recíproco que una hermana ofrece a la otra”. Existen algunas áreas de la School of Doodle reservadas solo a las adolescentes, una comunidad a puertas cerradas en la que las chicas pueden crecer y florecer. Aquí pueden eludir las presiones todas las chicas a las que no les gusta la competición ni tener éxito a toda costa.

“Este es el resultado de la sólida base de principios sobre los que, desde el principio, está basada Doodle: el apoyo recíproco que una hermana ofrece a la otra.”

La “hermandad” de la que habla Rabbani ha sido respaldada desde un principio por una serie de talleres organizados en todo el mundo, el llamado Doodle Workshop Tour. Ha participado también en la gira Rhiannon Blossom, de diecinueve años, creadora multidisciplinar encargada de dar a conocer la voz de la juventud queer y no binaria en la zona de Vancouver, yendo de Londres a Los Ángeles hasta Nassau, donde se encontraban McClain y su “cómplice” Simone Cambridge.

“Toda la zona estaba llena por todas partes de pósters de mujeres en las que nos hemos inspirado, un collage de rostros realizado con recortes de la revista Dazed. He dirigido un grupo de creativas locales. Hemos organizado una actuación en directo y proyectado una breve película”, cuenta la Cambridge. “La posibilidad de entrar en contacto con chicas y mujeres con las que consigo relacionarme a través de la School of Doodle es un impulso fuerte para realizar mis objetivos”. Rhiannon me ha dicho que para ella sentía lo mismo. “Si eres joven y ‘tienes el aspecto de una chica’ – o lo que sea que signifique – eres siempre objeto de atento escrutinio y nada de lo que haces se toma en serio”, manifiesta. “La School of Doodle me ha hecho sentir importante y que valgo”.

¿De qué manera entonces la School of Doodle seguirá animando a las jóvenes, impulsándolas a sentirse importantes y valiosas? ¿Cómo harán las chicas para proseguir por este camino? Logan, por ejemplo, dice que no será demasiado difícil. Precisamente son las chicas las que han apoyado y promovido la comunidad desde el primer día. “Esta generación – se llama Gen Z – es increíble”, dice. “Son personas apasionadas, comprometidas, ambiciosas, optimistas y, lo que es más importante de todo, cabreadas. La mejor combinación que yo conozca para promover un cambio real”. Pero ¿un cambio real puede ocurrir simplemente a través de una comunidad de arte online? “Estas chicas están listas para arremangarse y enderezar las más que numerosas deformaciones que existen hoy en día. Menos palabras, más hechos. Almas cándidas con espíritu combativo, eso es lo que son”. Cuanto más sólidas consigan ser sus relaciones, mayor será el impacto que obtendrán.

“He constatado en persona lo importante que es esta página, porque anima la positividad y la solidaridad femenina, dos elementos de los que carece hoy en día nuestra sociedad”

Por esa razón el grito de guerra de la School of Doodle es el eslogan “BE LOUD” (LEVANTA LA VOZ) a menudo mencionado. Para cada chica tiene un significado diferente. Para Cambridge significa “expresarse uno mismo con honestidad y sin vergüenza”. Para McClain es “una declaración de poder y también una especie de mantra para sacar el valor”. Amanda Gorman, escritora de dieciocho años con varias publicaciones y por primera vez en absoluto Los Angeles Youth Poet Laureate, me ha dado tres respuestas diferentes antes de decidirse por una definición. “Hoy en día el sentido lo pillo con la intuición porque estoy en la School of Doodle, pero casi nunca me piden que lo exteriorice”, ha explicado tras las dos primeras respuestas sin pensar. “Levanta la voz” significa ser tú misma en tu máxima expresión”, dice convencida de haber encontrado la interpretación adecuada. Lo ha repetido con más determinación: “Levantar la voz significa ser tú misma en tu máxima expresión”. Sin duda alguna también habría estado de acuerdo el resto de las embajadoras de Doodle.

Dayna Evans forma parte de los cronistas del TCut del New York Magazine. En el pasado ha escrito para Gawker, el New Yorker online, Jezebel, Serious Eats y sus escritos han aparecido entre las páginas de varias revistas, entre ellas la publicación periódica magazine Flaunt. Vive en Brooklyn, Nueva York.

Megan Cullen es una directora y fotógrafa australiana que vive en Los Ángeles. Su enfoque visual muestra un punto de vista sincero a través de un estilo de grabación directo. Matizando los perfiles entre fantasía y realidad, sus trabajos son experimentos en ambigüedad así como un testimonio documental de la vida moderna.

Do Your Part ha sido presentado
por Ray-Ban Optical

DESCUBRE LAS RAY-BAN OPTICAL

Este sitio web o herramientas de terceros utilizados por el propio sitio usan cookies necesarias para la operación y útiles para los objetivos establecidos en el aviso de privacidad, incluyendo la posibilidad de enviarle a usted anuncios publicitarios según sus intereses. Si usted desea saber más o no otorga su consentimiento a todas o algunas de las cookies, por favor consulte la política de cookies.
Al cerrar este aviso, navegar por la página, hacer click en un enlace o continuar navegando por el sitio de cualquier forma, usted acepta y otorga su consentimiento al uso de los cookies.